El «No Occidente» le dobló el brazo al «Occidente» en Delhi ¿Signo de los tiempos?
Reproducimos esta columna de Alastair Crooke, ex diplomático británico, fundador y director del Foro de Conflictos con sede en Beirut, una organización que aboga por el compromiso entre el Islam político y Occidente (*).

Por Eduardo Luis Aguirre

En un mundo caracterizado por la vertiginosidad de las transformaciones tecnológicas y una cotidiana explosión informativa, las generalizaciones y las consignas formuladas como textos se convierten en armas letales cuando de lo que se trata, justamente, es de encontrar trabajosos puntos de amarre o aproximaciones a las complejidades del siglo de la pandemia.

En la edición sabatina de "Multitud" Eduardo Luis Aguirre analizó las elecciones presidenciales en la República del Perú.

La situación previa al balotaje y las fuerzas en pugna. La importancia geopolítica de la compulsa. El fujimorismo al acecho, asediado por condenas y acusaciones por crímenes de manifiesta gravedad. La aristocracia limeña, su prédica, sus diarios, sus intelectuales orgánicos y la aparición inesperada pero incontrolable de un maestro del país profundo. La influencia de un nuevo racismo y la importancia de no banalizar su ascenso en un momento que exige una precisión y un cuidado especial de las palabras y los conceptos de los líderes regionales. La fatídica prédica presidencial argentina, justo en un momento donde el racismo peruano pone de relieve una ferocidad que lo distingue de las expresiones fascistas del siglo XX y amenaza sumarse en Latinoamérica a lo que Franco Berardi llama una guerra civil global. La perplejidad resultante de que medio electorado vote a Keiko y las explicaciones posibles en materia de teoría política. El resultado y la incertidumbre que viene. La necesidad urgente de una construcción de pueblo que le ponga un límite a la ultraderecha, como imperativo urgente.


Por Eduardo Luis Aguirre

Profesor de Derecho Indígena (UNLPam)

Nunca imaginé que uno de los intelectuales argentinos más brillantes habilitaría el formato cultural que insólitamente verbalizó hace unas horas el Presidente de la Nación. Cuando esas opiniones provienen de gente que respetamos, apreciamos y admiramos, el impacto suele ser, esperablemente, mucho más duro.

Eduardo Luis Aguirre dialogó en "La condición humana" con el filósofo español Ignacio Castro Rey, autor de "Mil días en la Montaña", "Lluvia oblicua" y "Ética del desorden", entre otras obras notables.

Una conversación exquisita sobre la vida, la emancipación, lo político y la pasión por el pensar. Sobre la aventura de escribir un libro atravesado por las sensaciones tan profundamente humanas que sobrevienen en la soledad de las las cumbres. Un pensador que concibe sus libros como armas, paradoja metafórica en un amante empedernido de la paz y la libertad , que piensa a borbotones, sin pausas y nunca nos deja afuera. Que nos convoca, en la audacia revolucionaria y promediada de la más descarnada humanidad, a pensar detenida y detalladamente en nuestra propia existencia.

 

Por Liliana Ottaviano

La impronta porteñocéntrica en la mirada hacia un país que no es, sigue dando cuenta del pensamiento colonial sobre el que se asienta la invisibilización de nuestros pueblos originarios. La burguesía portuaria siempre se ubicó de espaldas al país y con la mirada puesta en Europa. Ubicarse de espaldas a un espacio geográfico habitado por miles y miles de personas que preexistían a la llegada de los primeros barcos conquistadores configura el escenario desde el cual se piensa nuestra identidad nacional.  Así se fue gestando este país.

 

Por Eduardo Luis Aguirre

Cuando me contaron lo que le había dicho nuestro Presidente a Pedro Sánchez pensé que parodiaba a Macri. Pero no. Lamentablemente repetía el mismo disparate racista de que los argentinos descendemos de los barcos. Macri lo había dicho en Davos, con similar convicción e ignorancia, en enero de 2018, sólo que había conglobado en esa condición a todos los sudamericanos.

Eduardo Luis Aguirre dialogó en "La condición humana" con el filósofo Luis Diego Fernández sobre el pensamiento de Deleuze y Guattari.

El concepto de lo molecular. La irrupción del uribismo en Colombia con una extrapolación insostenible respecto de la revolución molecular "disipada". Ni las revueltas colombianas ni las protestas de Chile guardan relación alguna con lo molecular. La singularidad del pensamiento de ambos filósofos, la peculiaridad libertaria y antiestatalista del mayo francés y sus ostensibles diferencias con las demandas de mayor expansión de derechos en América Latina. Una conversación sobre una problemática que ayuda a comprender mucho más que un nuevo y sesgado intento de malversar una categoría política por parte de las derechas intensas. Nota al pie sobre Maquiavelo.