Acerca de lo humano y el cuidado
Por Diego Tatián (*)
 
 
 
Desde hace algunos años circula de manera profusa la preciosa respuesta de la antropóloga estadounidense Margaret Mead a un estudiante que le preguntó cuál era según ella el primer signo que probaba la existencia de la humanidad. Se esperaba que Mead hablara del anzuelo, la olla de barro o la piedra de moler. Pero dijo que el primer signo de civilización con el que contamos es un hallazgo óseo: un fémur que alguien se fracturó y luego sanó. En el reino animal, quien se rompe una pierna indefectiblemente muere. No puede escapar del peligro, ni ir en busca de alimento o del río más cercano para tomar agua. Queda a merced de los cazadores y depredadores que merodean el lugar.

 

Por Eduardo Luis Aguirre

Cuando me contaron lo que le había dicho nuestro Presidente a Pedro Sánchez pensé que parodiaba a Macri. Pero no. Lamentablemente repetía el mismo disparate racista de que los argentinos descendemos de los barcos. Macri lo había dicho en Davos, con similar convicción e ignorancia, en enero de 2018, sólo que había conglobado en esa condición a todos los sudamericanos.

Eduardo Luis Aguirre dialogó en "La condición humana" con el filósofo Luis Diego Fernández sobre el pensamiento de Deleuze y Guattari.

El concepto de lo molecular. La irrupción del uribismo en Colombia con una extrapolación insostenible respecto de la revolución molecular "disipada". Ni las revueltas colombianas ni las protestas de Chile guardan relación alguna con lo molecular. La singularidad del pensamiento de ambos filósofos, la peculiaridad libertaria y antiestatalista del mayo francés y sus ostensibles diferencias con las demandas de mayor expansión de derechos en América Latina. Una conversación sobre una problemática que ayuda a comprender mucho más que un nuevo y sesgado intento de malversar una categoría política por parte de las derechas intensas. Nota al pie sobre Maquiavelo.

Por Eduardo Luis Aguirre

Cualquiera sea el resultado final de las elecciones peruanas, la realidad objetiva no nos releva del deber de pensar cómo una candidata como Keiko Fujimori pudo haber obtenido semejante apoyo popular.

Por Eduardo Luis Aguirre

Transcurren horas decisivas en el país hermano. El balotaje trasciende largamente el acontecimiento electoral. El fujimorismo juega su última carta para asegurar la continuidad de una herencia macabra. Para garantizar la impunidad de violaciones escandalosas a los derechos humanos, continuar en una senda opaca de corrupción institucional y custodiar los intereses del capital financiero y de su aristocracia, la clase dominante limeña que ha cercado históricamente la Casa de Pizarro.

Por Ignacio Castro Rey

Conmueve la perplejidad progresista ante los abrumadores resultados madrileños, pero este asombro depresivo proviene en parte de un narcisismo cuyas gafas ahumadas impiden ver lo que es obvio. No solo en Madrid, la gente está harta, muy cansada y queriendo volver a vivir.

Por Lidia Ferrari desde Treviso, Italia
Vi un programa político, el único que se puede ver en la televisión italiana: Accordi & Disaccordi. Creo que el perfil centro-izquierda tiene mucho público en Italia, lo que no tiene son programas para ver. Después de la cuarta entrada mostrando las incongruencias de Salvini, y escuchar la crítica de los periodistas a sus desatinos y salvajadas, no pude seguir viéndolo.

Eduardo Luis Aguirre analizó en “Multitud” la importancia de la Marcha del Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir.
Las cosas parecen estar cambiando. Una larga marcha de mujeres de pueblos originarios puso pie en la acartonada ciudad portuaria Las “extrañas” mujeres que provenían de un subsuelo ignorado decidieron ir allí, al corazón mismo del salvajismo unitario histórico, para llevar a cabo la Marcha del Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir.