La frágil piel del mundo
Por Ignacio Castro Rey
 
 
Fallecido este pasado verano, Jean-Luc Nancy es uno de los filósofo que más han agitado en las últimas décadas las aguas del ansioso bienestar occidental. Desaparecidos hace tiempo Foucault y Deleuze, Lacan y Debord, Nancy es de los pocos -junto con Agamben y Badiou- que han logrado conectar con el eco de las grandes preguntas del siglo anterior. Estamos ante otra herencia de Heidegger y Bataille, de Blanchot. En perpetua discusión con la actualidad de Derrida, Lacoue-Labarthe y Roberto Esposito, el autor de La comunidad desobrada (1987), Ser singular plural (1996) y El ‘hay’ de la relación sexual (2001) no ha cesado de intervenir en los grandes debates filosóficos y políticos europeos.

Por Liliana Ottaviano

En el mes de junio comenzamos nuestro ciclo de cuatro conversaciones al que denominamos Huelén, palabra que en mapudungun remite a la melancolía, tristeza o dolor. Así, Huelén fue pensado como un espacio para reunirnos a conversar sobre los tiempos que vivimos.

A propósito de estas conversaciones y también como efecto de las mismas fui profundizando algunas lecturas, particularmente desde la noción de “izquierda lacaniana” que nos propone Jorge Alemán.

Nada parece indicar que el capitalismo en su torsión más cruenta, el neoliberalismo, se vea afectado por el desastre económico, político, social y sanitario generado por la pandemia.

Por Eduardo Luis Aguirre

El predominio mundial del neoliberalismo y la inexistencia de ideologías políticas alternativas robustas y consistentes parecen caracterizar los albores del tercer milenio. En ese contexto inédito de agobio, la pregunta sobre los márgenes de acción para intentar políticas nacionales y populares indóciles a los mandatos unidireccionales del capitalismo financiero surge de manera inexorable y prioritaria.

Por Eduardo Luis Aguirre

Una buena parte de nuestra generación recibió una influencia intelectual, directa o indirecta, de lo que podríamos denominar el pensamiento crítico, que reconocía a su vez una matriz ideológica irradiada desde el corazón mismo del pensamiento marxista.

Las próximas elecciones generales alemanas. Los dieciseis años de Ángela Merkel al frente de la Cancillería. Idas y vueltas, marchas y contramarchas y un estilo de gobierno que conserva la aprobación del 75% de los alemanes. El anhelo inconcluso de una Unión Europea fortalecido. Las relaciones con Estados Unidos, China y Rusia. El legado de una mujer del Este.

Por Eduardo Luis Aguirre


Escribió hace unos días el analista Artemio López: "Con el triunfo de Néstor Kirchner y luego con los gobiernos de CFK, por primera vez desde la recuperación democrática, el gobierno se comportó COMO CONTRAPODER en el país, convocando por eso en su apoyo a buena parte de los sectores juveniles que vieron en él un canal para expresar su rebeldía y oposición al modelo neoliberal. "Humildemente, creo que no podemos perder de vista que las condiciones objetivas y las relaciones de fuerzas mundiales han cambiado dramáticamente en la región en los últimos tiempos.

Por Tony Judt (*)

Yo nací en Inglaterra en 1948, suficientemente tarde, por unos años, para no tener que hacer el servicio militar obligatorio, pero a tiempo para los Beatles: tenía 14 años cuando sacaron Love me do. Tres años después aparecieron las primeras minifaldas, y yo era lo bastante mayor como para valorar sus virtudes y lo bastante joven como para aprovecharlas. Crecí en una época de prosperidad, seguridad y confort y, por tanto, al cumplir 20 años, en 1968, me rebelé. Como tantos jóvenes pertenecientes al baby boom, fui conformista en mi inconformismo.

Japón, un país jaqueado por la proximidad de vecinos que tensionan sus relaciones internacionales. La complejidad de la influencia de China, Rusia, Vietnam, las dos Coreas y EEUU en la política exterior japonesa. Las rispideces y disputas. Reivindicaciones territoriales, competencia económica y tecnológica y desconfianza mutua. El crecimiento sostenido de las denominadas” fuerzas defensivas” que le fueron autorizadas a Tokio años después de la segunda guerra mundial. Japón posee actualmente el cuarto ejército del mundo. Un país de más de 130 millones de habitantes, tercera potencia económica del mundo y un “milagro japonés” que parece languidecer mientras el último presupuesto militar alcanza niveles nunca vistos.