Acerca de lo humano y el cuidado
Por Diego Tatián (*)
 
 
 
Desde hace algunos años circula de manera profusa la preciosa respuesta de la antropóloga estadounidense Margaret Mead a un estudiante que le preguntó cuál era según ella el primer signo que probaba la existencia de la humanidad. Se esperaba que Mead hablara del anzuelo, la olla de barro o la piedra de moler. Pero dijo que el primer signo de civilización con el que contamos es un hallazgo óseo: un fémur que alguien se fracturó y luego sanó. En el reino animal, quien se rompe una pierna indefectiblemente muere. No puede escapar del peligro, ni ir en busca de alimento o del río más cercano para tomar agua. Queda a merced de los cazadores y depredadores que merodean el lugar.

Por Eduardo Luis Aguirre

El viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Riabkov, y la subsecretaria de Estado norteamericana, Wendy Sherman, encabezaron las negociaciones que se llevaron a cabo este lunes. Se ha considerado a este encuentro como un diálogo estratégico bilateral de máxima  relevancia tendiente a encontrar acuerdos en medio de una escalada política y militar cuyo origen Estado Unidos atribuye únicamente a la movilización de tropas rusas en la frontera cada vez más caliente con Ucrania.

Por Eduardo Luis Aguirre

 

"Al día siguiente de fundar Colombia, Bolívar puso en práctica su propósito de iniciar la Confederación de los nuevos Estados hispanoamericanos. La idea de reunirlos en un Congreso en el istmo de Panamá cobró forma. Designó a don Joaquín Mosquera ministro plenipotenciario y encargado de negocios ante los gobiernos del Sur para gestionar el envío de representantes al istmo”.

Por Eduardo Luis Aguirre 

Hans Georg Gadamer fue uno de los filósofos más gravitantes del siglo pasado. Conocido como el impulsor de la filosofía hermenéutica moderna, Gadamer fue un pensador creativo capaz de poner en diálogo a los principales filósofos de su época en la creación de sus originales tesis.

Por Eduardo Luis Aguirre

Por Eduardo Luis Aguirre

 

No albergo ninguna duda de que sólo una absoluta minoría de los habitantes de este país leyó el voto (condenatorio) que en disidencia emitiera la jueza chubutense sometida luego a un proceso sistemático de escarnio simbólico. Muchos menos serán quienes hayan valorado un esfuerzo genuino en dotar a ese pronunciamiento de una esperable y trabajosa coherencia interna y externa.

Por Eduardo Luis Aguirre

 

 

No tengo ninguna vocación de crear una polémica alrededor del tema de la contaminación del planeta. Todos saben que soy un viejo pachamamista que sigue pensando que la tierra no es nuestra, sino que nosotros somos de la tierra. Pero la visibilización y creciente actividad de algunos grupos ambientalistas tal vez merezcan alguna reflexión a la que denominaremos, respetuosamente, preventiva.

Por Eduardo Luis Aguirre

Mi viejo, que tenía quinto grado y ninguna falta de ortografía, era un hombre del desierto. Vivió muchos años, décadas, en la inmensa llanura de los puestos. Conocía cada lugar, cada jagüel, cada estrella, cada salitre, cada páramo. Hacía de la introversión un modo de vida compartido por los oesteños. Al menos eso creía yo, hasta que conocí los poemas formidable de esos vientos eternos. Hasta que supe que la palabra -hecha poesía- se adhería al lenguaje como un complemento tan maravilloso como las cuerdas de las guitarras.